jueves, 27 de abril de 2017

Diada de Sant Jordi 2017: libros nuevos

Uno de los días del año más bonito y que más disfruto es la Diada de Sant Jordi o Día del Libro, llamadle como queráis. El olor de las rosas invade las calles llenas a rebosar de puestos de flores y abarrotados de libros por todas partes. A eso tengo que añadir que el clima nos acompañó con un sol estupendo que nos invitó a todos a salir a pasear por la ciudad engalanada y preciosa en un día tan especial. Y además, al ser domingo, tuve todo el día libre para ir por ahí, de aquí para allá, mirando libros y recorriendo librerías.
 
Hoy os muestro las consecuencias de todo lo anterior.  
 

Tenía muchas ganas de que Edward Rutherfurd entrara en mi casa. Se nota ¿verdad? Tres de sus libros de golpe... Y eso que en realidad los que iba buscando eran "Nueva York" y "París", pero no los encontré por ningún sitio así que me traje estos tres: "Sarum", "Rusia" y "Londres". El tipo de novela que hace este autor es un poco diferente a la típica novela histórica a la que estamos acostumbrados. Él escoge un lugar concreto (ciudad o país) y nos relata la historia del sitio elegido desde su fundación hasta la actualidad.
 
No os podéis hacer imaginar lo bien que lo paso con este tipo de literatura.
 


Para los peques compré: "Un llibre" de Hervé Tullet y el archiconocido "Las aventuras de Alicia en el país de las maravillas" de Louis Carroll.

El primero lo descubrí en el "El gato con libros", un estupendo blog del que estoy aprendiendo muchas cosas. No os lo perdáis. Pues bien, en una de sus entradas comentaron este libro y no dudé ni un segundo en que debía hacerme con él. Lo compré en catalán, pero también se puede encontrar en castellano ("Un libro"). Es un libro diferente y lleno de magia. Los peques participan desde la primera a la última página en una divertida aventura llena de puntitos amarillos, rojos y azules.

El segundo es un clásico eterno, ¿quién no conoce la historia de Alicia? Tiene unas ilustraciones preciosas llenas de colorido y un tipo de letra muy fácil de leer para los que están empezando. Me gustó por todo lo anterior y también porque contiene el texto íntegro. Cuando yo era pequeña leí este maravilloso cuento y no fue hasta mucho tiempo después cuando supe que la versión que yo había leído estaba sesgada. No sé por qué me regalaron un libro en el que se habían suprimido muchas páginas. Me dio tanta rabia que lo tiré y siempre he tenido esa espinita clavada. Así que cuando descubrí esta edición tan hermosa me lo traje para casa.



"La Revolución Rusa contada para escépticos", mi enésimo libro de Juan Eslava Galán, uno de mis escritores favoritos. En esta ocasión nos explica, con su inconfundible estilo, la Revolución Rusa. No tenía ni idea de que ya lo había publicado, así que fue toda una sorpresa encontrarlo en la librería. Solo quedaban dos ejemplares y compré los dos: uno para mí y otro para regalar. Como podéis ver en la lateral derecho del blog no he podido esperar y es la lectura que tengo ahora mismo entre manos. De momento está resultando excelente, por supuesto.

Por último, un libro de poesía: "Me crece la barba" de Gloria Fuertes. Con motivo del centenario de su nacimiento las editoriales han vuelto a publicar su obra ya conocida y también aquellos poemas que habían quedado relegados en algún cajón. Eché un vistazo al libro y lo compré porque descubrí que en él no están sus poemas más conocidos, sino otros más intimistas. Habla de la guerra, de la soledad, del miedo,... Me pareció muy interesante conocer otra faceta de esta gran poeta española.

Y ya está. No compré nada más porque se me acabó el tiempo y el dinero, pero os puedo asegurar que pasé un día muy muy feliz.
 

domingo, 23 de abril de 2017

Hoy... libro


 
Hoy es el día del libro o de Sant Jordi o las dos cosas a la vez, quería hacer una entrada sobre libros algo diferente. No quería hablar de mis libros favoritos, no quería hablar de mis escritores preferidos, no quería hacer ningún tipo de recomendación. Así que, después de darle vueltas y vueltas al asunto, he pensado en hacer una entrada recogiendo en ella los principios de los libros que recuerdo de memoria.
 
No son mis libros favoritos pero no tengo ni idea de por qué recuerdo las primeras líneas. Supongo que debe ser porque me impactaron cuando los leí.
 
Son cinco. Empiezo:
 
 
"Anoche soñé que había vuelto a Manderley. En mi sueño me encontraba ante la verja del parque, pero durante algunos momentos no pude entrar. La puerta estaba cerrada con candado y cadena".
 
("Rebeca"  de  Daphne Du Maurier)
 
 
 
"En un agujero en el suelo vivía un hobbit. No un agujero húmedo, sucio, repugnante, con restos de gusanos y olor a fango, ni tampoco un agujero seco, desnudo y arenoso, sin nada en que sentarse o que comer: era un agujero-hobbit, y eso significa comodidad".
 
("El hobbit" de J.R.R. Tolkien)
 
 
 
"En un lugar de la Mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme, no ha mucho tiempo que vivía un hidalgo de los de lanza en astillero, adarga antigua, rocín flaco y galgo corredor".
 
("El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha"  de  Miguel de Cervantes)
 
 
 
"Este libro trata principalmente de los hobbits, y el lector descubrirá en sus páginas mucho del carácter y algo de la historia de este pueblo".
 
("El Señor de los Anillos"  de J.R.R. Tolkien)
 
 
 
"Yo, Sinuhé, hijo de Senmut y de su esposa Kipa, he escrito este libro. No para cantar las alabanzas de los dioses del país de Kemi, porque estoy cansado de los dioses. No para alabar a los faraones, porque estoy cansado de sus actos. Escribo para mí solo".
 
("Sinuhé, el Egipcio"  de  Mika Waltari)
 
 
Casualmente mi libro favorito es "Fortunata y Jacinta" de Benito Pérez Galdós y de este libro no recuerdo el principio a pesar de que lo habré leído cinco o seis veces.
 
 
¡Feliz día!
 
 
 
 


lunes, 17 de abril de 2017

Blogueros que copian

Tenía otra entrada preparada para hoy pero la actualidad manda y he decidido cambiarla en el último momento porque estoy muy indignada. Os cuento: en estos últimos días he leído un par de entradas en diferentes blogs en las que dos blogueras manifestaban su enfado porque habían descubierto que otros blogueros habían copiado literalmente alguno de sus post y los habían publicado como si los hubieran escrito ellos mismos.

Parece ser que, en uno de los casos, alguien leyó una reseña de un libro que “le sonaba” de haberla leído anteriormente. Indagó un poco, descubrió que dicha reseña la había publicado otra bloguera días antes y le avisó de inmediato. Esta chica buscó el blog que le indicaban y, efectivamente, la entrada era suya; aunque vio que, en la parte final de la “copia”, sí decía que la entrada era original de “tal blog”. Pero vamos, que lo ponía tan pequeño que pasaba casi desapercibido. Montó en cólera (no me extraña en absoluto, a mí me pasaría igual) y le escribió al copión un comentario en la misma entrada en la que le decía que la reseña era suya, que le parecía muy mal lo que había hecho publicándola como propia y que quería que se pusiera en contacto con ella para hablar del tema.

No le hizo ni caso.

No alcanzo a entender qué lleva a estas personas a apropiarse del trabajo ajeno. Supongo que deben sentirse muy orgullosas de sí mismas y de lo que publican en su blog sabiendo que no es suyo; sabiendo que las opiniones que en él vierten no son sus opiniones sino las de otras personas. Tal vez es un problema de autoestima: desean tener un blog pero no son capaces de escribir ni afrontar el trabajo que ello conlleva y les es más fácil “vampirizar” el esfuerzo de los demás. ¡Qué triste es no tener personalidad, ni ideas, ni criterios propios! 

Hacer una entrada para el blog lleva su tiempo, no aparece por arte de magia en el ordenador. Muchos de nosotros pasamos varias horas al pie del teclado escribiendo, repasando, corrigiendo, borrando y volviendo a escribir, como para que luego llegue alguien a quien nuestra entrada le parece que “está tan bien redactada que se merece ser suya”, haga un corta y pega y ¡hala! ya tiene post.

Me parece increíble la poca vergüenza que tienen algunas personas.

Por suerte, nunca me he visto en esa situación. Nadie ha copiado ninguna de mis entradas todavía, pero me pongo en el lugar de las víctimas de los copiones y me enciendo. Cada día me levanto a las seis de la mañana para ir a trabajar, llego a casa muy tarde y lo tengo todo por hacer. Cuando tengo un poco de tiempo libre, me pongo a escribir. Me sirve de relax, pero también hago un esfuerzo para llevarlo hacia adelante y me molestaría enormemente que otro blog se aprovechara de mi trabajo y de mi esfuerzo.
 
Deberíamos unirnos y encontrar lo antes posible una solución que acabe de una vez por todas con este problema. Tal vez podríamos formar un grupo anti-copiones, con un banner común en nuestros blogs que advierta al copión que no debe hacerlo; o debemos hacer lo que hizo la chica que os he contado al principio: avisarnos unos a otros enseguida que tengamos la más mínima sospecha de "¡copión a la vista!".

¿Qué os parece la idea?  Ya me contaréis. 

jueves, 13 de abril de 2017

"La Primera Guerra Mundial contada para escépticos" de Juan Eslava Galán

 
"El 28 de junio de 1914 amanece radiante. En la próspera Europa, las fábricas están en plena producción; y las cosechas, listas para la siega. Es un mundo feliz, en especial para sus clases acomodadas: la aristocracia, los industriales, los banqueros, los altos funcionarios y los políticos. The idle rich, como dicen los ingleses.
 
Gracias a los avances de la ciencia y de la técnica, nunca se ha vivido mejor. La satisfecha sociedad occidental contempla el futuro con optimismo. Es la belle époque, especialmente bella para los pudientes.
 
Este verano promete ser excepcionalmente tranquilo, como recordará Churchill en sus memorias.
 
Han comenzado las vacaciones. Los gobiernos se dispersan, los parlamentos cierran, los balnearios y los casinos de ruleta abren. Para los políticos es tiempo de relajarse y disfrutar, de mirarse al espejo, meter la barriga y pensar, aprobadoramente: Mira adónde has llegado, parlamentario, ministro, diputado, jefe de partido, general del ejército...; eres estupendo. Un sueldazo y una posición".
 
De nuevo os traigo un libro. El de hoy es de uno de mis escritores favoritos, como ya habéis visto en el título, se trata de Juan Eslava Galán y "La Primera Guerra Mundial contada para escépticos". Soy muy aficionada a los libros de historia, pero si esos libros son de este magnífico escritor se convierten automáticamente en imprescindibles para mí. Cuando voy de librerías ya no miro ni el título, veo un libro de Eslava Galán y lo cojo al vuelo. Sé que es una apuesta segura.
 
En esta ocasión nos deleita con una magistral narración sobre lo que fue la Primera Guerra Mundial. Desde el principio nos damos cuenta de que la intención del autor es contarnos la Historia de forma rigurosa, con gran profusión de detalles y datos, pero cargada de una inteligente ironía.
 
Los títulos de algunos capítulos hablan por sí solos; por ejemplo, Entre todos la mataron y ella sola se murió (la paz, claro), El lobo se merienda a las tres vacas o Al káiser no le salen las cuentas. 
 
Los capítulos son cortos lo que da agilidad a la lectura. Hay gran profusión de fotografías e ilustraciones que nos muestran, con el máximo detalle posible, todo tipo de armamento de la época, a los protagonistas de las diferentes historias, los uniformes que llevaban, la propaganda de los diferentes bandos,...
 
Por aquel entonces, hace más de cien años, Europa se las prometía muy felices por la envidiable situación económica de la que disfrutaba, por la gran cantidad de adelantos científicos y técnicos que mejoraban notablemente la calidad de vida comparándola con años anteriores, por las (en apariencia) cordiales relaciones políticas que había entre los diferentes estados, etc. 
 
Pero algo vino a derrumbar estrepitosamente toda esta (falsa) ilusión de vida perfecta: el asesinato en Sarajevo del archiduque Francisco Fernando, heredero del Imperio Austrohúngaro, y de su esposa, la duquesa Sofía.
 
A partir de ese momento, se fueron encadenando una serie de hechos, a cual peor, que hicieron que la situación desembocara en una cruenta guerra entre más de cincuenta países que acabó con la vida de más de diecinueve millones de personas. En ella se invirtieron una enorme cantidad de recursos, no solo humanos, sino también científicos y económicos. Tuvieron un papel muy destacado las nuevas tecnologías que sirvieron para mejorar las armas de las que se disponía hasta ese momento: la pólvora sin humo era más potente que la pólvora negra lo que hizo que se redujese el tamaño de las balas y aumentara su alcance; se utilizaron enormes cañones con munición fragmentada, ametralladoras con cintas de balas, tanques, gases venenosos y lanzallamas; gracias a los aviones, a los zepelines y a los submarinos se podía bombardear desde el aire y desde el fondo del mar. La industria a nivel mundial se dedicó, casi exclusivamente, a la construcción de material bélico de todo tipo. En cuatro años aquella devastadora guerra total arruinó Europa y, todavía en la actualidad, perduran las consecuencias de aquellos días.
 
Pero, Eslava Galán, no solo nos habla de la guerra oficial, de las estrategias militares de la época, del armamento utilizado y demás, si no que también nos muestra las pequeñas historias cotidianas de la población civil, de la vida en las trincheras, de la desinformación generalizada de la prensa (bien llamado "el cuarto poder", cada uno contaba las batallas según le convenía), de Mata Hari, de Rasputín, del joven soldado Hitler y de cientos de anécdotas curiosas y pequeños detalles sorprendentes que en la historia oficial pasan desapercibidos.
 
Nunca la historia resultó tan interesante y entretenida hasta que empezó a contarla Juan Eslava Galán. Totalmente recomendada para los que les gusta leer libros de historia y también para los que no.
 
"La guerra es una masacre entre personas que no se conocen, en beneficio de otras personas que sí se conocen, pero no se masacran."
 

jueves, 6 de abril de 2017

Cuando la poesía y la música van de la mano...

 


"Annabel Lee" 

Hace de esto ya muchos, muchos años,
cuando en un reino junto al mar viví,
vivía allí una virgen que os evoco
por el nombre de Annabel Lee;
y era su único sueño verse siempre
por mí adorada y adorarme a mí.
 
Niños éramos ambos, en el reino
junto al mar; nos quisimos allí
con amor que era amor de los amores,
yo con mi Annabel Lee;
con amor que los ángeles del cielo
envidiaban a ella cuanto a mí.
 
Y por eso, hace mucho, en aquel reino,
en el reino ante el mar, ¡triste de mí!,
desde una nube sopló un viento, helando
para siempre a mi hermosa Annabel Lee
Y parientes ilustres la llevaron
lejos, lejos de mí;
en el reino ante el mar se la llevaron
hasta una tumba a sepultarla allí.
 
¡Oh sí! -no tan felices los arcángeles-,
llegaron a envidiarnos, a ella, a mí.
Y no más que por eso -todos, todos
en el reino, ante el mar, sábenlo así-,
sopló viento nocturno, de una nube,
robándome por siempre a Annabel Lee.
 
Mas, vence nuestro amor; vence al de muchos,
más grandes que ella fue, que nunca fui;
y ni próceres ángeles del cielo
ni demonios que el mar prospere en sí,
separarán jamás mi alma del alma
de la radiante Annabel Lee.
 
Pues la luna ascendente, dulcemente,
tráeme sueños de Annabel Lee;
como estrellas tranquilas las pupilas
me sonríen de Annabel Lee;
y reposo, en la noche embellecida,
con mi siempre querida, con mi vida;
con mi esposa radiante Annabel Lee
en la tumba, ante el mar, Annabel Lee.
 
                                    (Edgar Allan Poe)
 

sábado, 1 de abril de 2017

"El cine" Larousse



En la entrada de hoy voy a comentar un libro de la editorial Larousse, concretamente el que está dedicado al mundo del cine. Son 475 páginas íntegramente destinadas a descubrirnos todos los secretos del fascinante mundo del cine. Contiene magníficas fotografías y todo tipo de explicaciones sobre técnicas, personajes, géneros, grandes actores, las mejores películas, los mejores directores, forma de distribución de las producciones, exhibiciones de las películas,...
 
Está dividido en cinco capítulos.
 
El primer capítulo se titula "La historia del cine" y en él encontramos información desde los orígenes del cine, más o menos en el año 1894, hasta nuestros días. Hace un exhaustivo recorrido por la historia, las películas que se rodaron, las grandes estrellas del cine mudo, la llegada del cine sonoro, los diferentes tipos de cine que se rodaban en distintos países, la introducción de las nuevas tecnologías, las grandes superproducciones de Hollywood, la aparición del vídeo, la revolución digital y un pequeño apartado dedicado a las producciones independientes.
 
El segundo capítulo se titula "De la idea al estreno". Así podemos seguir toda la trayectoria que sigue un proyecto cinematográfico desde el momento en el que alguien tiene una idea para rodar una película hasta que se hace realidad y se exhibe en las salas de cine: guionistas, productores, directores, elección del reparto, búsqueda de localizaciones, confección del vestuario, maquillaje y caracterización, rodaje, montaje, efectos especiales, sonorización, merchandising, distribución, publicidad y, por último, exhibición. También podemos encontrar información sobre Bollywood, nombre con el que se conoce a la sorprendente industria del cine en India.
 
El tercer capítulo se titula "Géneros, personajes y temas". Aquí podemos leer todo lo relacionado con los distintos géneros cinematográficos (aventuras, bélico, ciencia ficción, comedia, dibujos animados, documentales, drama, épico, fantástico, terror, musical, western...). Todo ello en orden alfabético para poder localizar el apartado que nos interesa con mayor facilidad.
 
El cuarto capítulo se titula "Grandes figuras del cine" y aquí encontramos, también ordenados alfabéticamente, las grandes estrellas de cine, empezando por Woody Allen y terminando con William Wyler. Hay una pequeña biografía, un recorrido por su trayectoria cinematográfica y una pequeña selección de sus películas imprescindibles. Como curiosidad, en esta recopilación de grandes estrellas aparecen cinco españoles. El primero es Pedro Almodóvar al que califica de "glamour manchego", después aparece Luis Buñuel calificado como "el ojo transgresor", el tercero es Fernando Fernán Gómez calificado como "carácter y fuerza", Francisco Rabal es la "estrella de barrio" y, por último, Carlos Saura es "el dueño del metrónomo".
 
El quinto capítulo es el que más me gusta, se titula "100 películas para recordar". Es una recopilación de las cien mejores películas de la historia del cine. Sobre cada una de ellas podemos leer una pequeña sinopsis, la ficha técnica y el comentario sobre la película. La primera es "El acorazado Potemkin" y la última es "Z", pero no están ordenadas por año sino alfabéticamente también. En este capítulo aparece España representada por películas como "¡Bienvenido, Mr. Marshall!" de Luis García Berlanga, "Mar adentro" de Alejandro Amenábar, "Mujeres al borde de un ataque de nervios" y "Volver" de Pedro Almodóvar.
 
Y, por último, encontramos el apartado dedicado a los premios Oscar donde podemos consultar las listas de todos los premiados desde la creación de dicho galardón en 1927 hasta el día de hoy.
 
Recomiendo este magnífico libro a todos los amantes del cine porque les hará pasar muy buenos momentos y, además, anima a ver películas que valen la pena y que por una u otra razón no hemos visto todavía.