lunes, 19 de junio de 2017

"La Gloria Scott" de Arthur Conan Doyle (Sherlock Holmes, 1)

 
 
 
"—Tengo aquí unos papeles, Watson —dijo mi amigo Sherlock Holmes una noche de invierno en que nos encontrábamos sentados al lado de la chimenea—, que realmente me parece que valdría la pena que les echase una ojeada. Son los documentos del extraordinario caso del Gloria Scott, y este es el mensaje que dejó al juez Trevor muerto de terror cuando lo leyó.
Sacó de un cajón un pequeño cilindro, que había perdido el brillo, y, abriéndolo, me entregó una cuartilla de papel grisáceo en la cual estaba garabateado el siguiente mensaje: 
"La negociación de caza con Londres terminó. El guardabosques Hudson ha recibido lo necesario y ha pagado al contado moscas y todo lo que vuela. Es importante para que podamos salvar con cotos la tan codiciada vida de faisanes."
Cuando alcé la vista tras leer esta nota enigmática vi a Holmes riéndose de la expresión que mi rostro reflejaba.
—Le veo un poco desconcertado —dijo.
—No entiendo cómo un mensaje como este pudiera inspirar terror. Me parece grotesco más que otra cosa.
—Probablemente. Y sin embargo el hecho es que al lector, un hombre fornido y muy entero, le tiró de espaldas, como si del culatazo de una pistola se tratara.
—Despierta usted mi curiosidad —dije—. Pero, ¿por qué dijo hace un momento que había razones muy especiales para que estudiara este caso?
—Porque es el primero del que me ocupé.
A menudo había intentado que mi amigo me dijera qué era lo que le había encaminado hacia la investigación criminal, pero nunca antes le había encontrado en talante comunicativo para ello. Ahora se sentó en el borde de la butaca y extendió los documentos sobre las rodillas. Luego encendió la pipa y permaneció un rato fumando y dándole vueltas."
Así empieza la primera aventura de la vida de Sherlock Holmes. Fue publicado en el mes de abril de 1893 en el diario The Strand Magazine y, posteriormente, formó parte del libro titulado "Las memorias de Sherlock Holmes" (1894).
Una fría noche de invierno Holmes y Watson están sentados junto al fuego, fumando y charlando, cuando Holmes empieza a contarle al doctor cuál fue su primera investigación retrocediendo al año 1874, cuando apenas contaba con veinte años y estudiaba en la Universidad de Oxford.
Sherlock Holmes le habla en primera persona del aislamiento social en el que transcurría su vida estudiantil. No se relacionaba con nadie ni tenía ningún amigo hasta que un día, mientras caminaba hacia la iglesia, le mordió un perro. El dueño del perro, otro estudiante de Oxford llamado Víctor Trevor, se interesó por su salud y, durante el tiempo que duró la recuperación de las heridas sufridas, no dejó de visitarle ni un solo día. Al principio eran visitas de compromiso en las que se interesaba por su estado y poco más, pero, a medida que estas visitas se sucedían, las conversaciones que mantenían ambos compañeros eran cada vez más interesantes y, cuando Sherlock se restableció completamente, se había forjado una sólida amistad.

Durante el verano, Víctor invita a su nuevo amigo Sherlock a pasar un mes de vacaciones en su casa familiar y allí tiene oportunidad de conocer al padre de su amigo, el juez Trevor, y de sorprender a éste con su derroche de conocimientos deductivos.

Cuando un tiempo después el juez Trevor fallece repentinamente tras leer un, aparentemente, inocente mensaje, Víctor decide pedir ayuda a su amigo Holmes para resolver el misterio.

Con gran habilidad deductiva Sherlock Holmes descubrirá que el origen de todo lo sucedido está en los terribles hechos que acaecieron en la corbeta Gloria Scott tras zarpar desde el puerto de Falmouth rumbo a Australia en el año 1855.

Si queréis saber qué fue lo que ocurrió en la Gloria Scott tendréis que leer el relato ;)

3 comentarios:

  1. Yo diría que lo he leído,tengo un recuerdo lejano y difuso.Siempre he sido más de Poirot y Miss Marple que de Sherlock.
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. No es una lectura que me atraiga mucho. De joven leí "El perro de los Baskerville" y no me sedujo especialmente. Tal vez debería darle otra oportunidad, pero es que hay tantos libros con el personaje que no sabría por cual empezar.
    Hay tanto que leer que, de momento, lo dejo.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. PUes voy a tener que buscarlo, que quiero saber...
    Besotes!!!

    ResponderEliminar